Comentar 30 ABRIL 2013

Moda 'made in Spain' para vestir a la nueva heredera de Holanda y sus hermanas

Llevaban semanas ensayando y eso se ha dejado ver durante toda la ceremonia de investidura. La nueva heredera al trono holandés, la princesa Amalia de Holanda, y sus hermanas pequeñas, Alexia y Ariane, han cumplido con nota sus funciones. "No es que sea muy complicado, pero tienen que hacerlo bien" confesaba la reina Máxima de Holanda hace unos días durante una entrevista televisada en el canal público holandés NOS.

 

null



Conscientes de la carga histórica e institucional de la jornada, las pequeñas, que sumando sus edades no llegan a los 22 años, han actuado con serenidad y seriedad, aunque con los nervios propios del momento. Vestidas de la misma manera, luciendo unos primaverales y floridos vestidos amarillos sin mangas de la firma española Pili Carrera, Amalia, de 9 años, Alexia, de 7, y Ariane, de 6, han acompañado a su abuela y a sus padres durante la firma del acta de abdicación, aunque a diferencia del resto de personalidades que ocupaban la Sala de Moisés del Palacio Real de Ámsterdam, ellas no han rubricado el acta como testigos.

 

null


En silencio y abanicándose en algunas ocasiones con un improvisado papel, la heredera al trono y sus hermanas pequeñas, quien han completado su atuendo con unas delicadas diademas de flores amarillas adornando sus lisas melenas, han permanecido muy atentas durante la renuncia al trono de su abuela, quien minutos después cedía el protagonismo a los Reyes de Holanda y a sus nietas en el balcón del Palacio de Ámsterdam.

 



Tras un almuerzo y el consabido cambio de vestuario, Amalia ha retomado, con más fuerza, su papel de heredera, siendo ella la encargada, junto a la princesa Alexia y Ariane de encabezar el cortejo de la Familia Real holandesa, integrado por la princesa Beatriz, junto a su nuera la princesa Mabel, esposa del príncipe Friso, el príncipe Constantino y su esposa, la princesa Laurentien, las tías del nuevo Rey, la princesa Margarita con su esposo, Pieter van Vollenhoven, la princesa Irene y la princesa Cristina, y sus primos con sus cónyuges.

Luciendo unos llamativos vestidos azul cobalto firmados por Natan y demostrando una gran profesionalidad, la nueva Princesa de Orange ha guiado a sus hermanas con gran destreza y maestría desde el Palacio Real de Ámsterdam hasta la iglesia Nueva, donde Guillermo-Alejandro ha sido investido como el nuevo Rey de Holanda, junto a su esposa, Máxima, quien ha pasado a convertirse en reina consorte.

 



A pesar de que el recién coronado Rey admitía hace unos días que "la faceta institucional de Amalia comenzará a los dieciocho años, cuando entre en el Consejo de Estado y reciba una dotación del Estado", lo cierto es que hoy la princesa Amalia ha actuado como una futura Reina.

Ya en el interior del templo, Amalia ha guiado a Alexia y Ariane hasta sus asientos para después, y en compañía de su abuela, ocupar ella también su trono. La heredera a la corona holandesa se ha sentado a la derecha de la princesa Beatriz, dejando que sus otras dos hermanas se acomodarán a su izquierda.

Las tres hijas de Guillermo y Máxima, así como Beatriz de Holanda, han seguido la ceremonia de entronización del nuevo Rey desde cuatro asientos ceremoniales procedentes del Palacio Real de Ámsterdam de terciopelo de seda chenille con hilo de oro.

 

 

Nerviosa ante la llegada de sus padres, Amalia buscaba con la mirada a los Reyes, mientras la princesa Beatriz de Holanda la entretenía con sus palabras. Su hermanas mientras tanto apaciguaban sus nervios mientra ojeaban el programa de la ceremonia.

Estudiosa, deportista y amante de la música, la futura reina de Holanda le encanta el judo, el hockey, la hípica y toca el piano y aunque parezca a simple vista que es demasiado pequeña para saber el papel que desempeña y que desempeñará en su país, Amalia sabe perfectamente que hoy ha pasado a ser la heredera. "¿Cuántos años vas a ser Rey? Así puedo apuntármelo en la agenda" fueron las palabras que pronunció la pequeña Amalia tras conocer que su abuela renunciaría al trono a favor de su padre.

Pero mientras llega el momento de ser coronada Reina de Holanda, papel para el que le quedan muchos años, Amalia crecerá siendo una niña normal, lo que significa que no participará en actividades oficiales, o en su caso lo hará lo menos posible, y que estará centrada en su familia, sus amigos y sus estudios, los que comenzó nada más cumplir cuatro años en el colegio público Bloemcampschool de Wassenaar.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas

© 2000-2014, HOLA S.L., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)