Comentar 20 JULIO 2013

Alberto II se despide de su pueblo: 'Brindad vuestro apoyo a Felipe y Matilde. Tienen toda mi confianza'

En la víspera de su abdicación y después de la emotiva despedida en la localidad de Lieja, el rey Alberto II ha realizado su último discurso como soberano en una intervención que ha sido televisada y en la que ha pedido a sus concidudadanos que guarden la cohesión del Estado federal, mentegan la vocación europeísta y, lo más importante, que apoyen a su primogénito, el príncipe Felipe, que este domingo, 21 de julio de 2013, asumirá la corona belga y la jefatura del Estado. "Tengo un deseo que me es muy querido, como rey y como padre: Brindad todo vuestro apoyo y vuestra colaboración al futuro rey Felipe y a la reina Matilde. Son una pareja excelente al servicio de Bélgica y tienen toda mi confianza", afirmó.



En un discurso lleno de agradecimientos y homenajes que fue grabado hace unos días en el despacho de su residencia oficial del Palacio de Laeken, el soberano se mostró muy optimista respecto al futuro de su país y pidió que Bélgica "mantenga su cohesión" pese a las crisis políticas. En primer lugar, el monarca, de 79 años, quiso "honrar la memoria" de su hermano mayor, el rey Balduino, tras cuyo fallecimiento en 1993 él le sucedió en el trono, y de quien destacó especialmente su "gran sentido del Estado" y su "preocupación por los más débiles" de la sociedad. 

Alberto II tuvo igualmente palabras de elogio para la clase política y los agentes sociales, y valoró los difíciles acuerdos logrados en materia presupuestaria y de reforma del Estado así como sus esfuerzos por "preservar la dimensión social" de su "desarrollo económico" en un mundo globalizado y en un periodo de crisis económica. "Si nuestro país no ha sido siempre fácil de gobernar, su pluralismo constituye una riqueza democrática preciosa", señaló.

De cara al futuro, que el monarca dijo vislumbrar "con confianza", pidió que Bélgica conserve su cohesión y se mostró seguro de que la sexta reforma del Estado reforzará la autonomía de sus instituciones. "Estoy convencido de que el mantenimiento de la cohesión de nuestro Estado federal es vital, no sólo por la calidad de nuestra vida juntos, que necesita del diálogo, sino también por la preservación del bienestar de todos", enfatizó.

Además, instó a "seguir creyendo firmemente en Europa", y señaló: "En nuestro mundo esta construcción europea es, más que nunca, necesaria". "En muchos ámbitos los desafíos no se pueden afrontar nada más que a nivel europeo, y es a ese nivel que ciertos valores pueden defenderse mejor", dijo en referencia especialmente a la riqueza de la diversidad, el pluralismo democrático, la tolerancia, la solidaridad y la protección de los más débiles.

Alberto II consideró "esencial" que el proyecto europeo sea "más que un proyecto presupuestario" y que ponga el acento igualmente en el crecimiento duradero, el empleo, las perspectivas de futuro para los jóvenes, la justicia social y la cultura.

El todavía monarca, terminó su discurso refiriéndose a su futuro. “En lo que respecta a la Reina y a mí mismo, continuaremos, con discreción, al lado de este país que tanto amamos”, concluyo el Rey.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas

© 2000-2017, HOLA S.L., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)